Lenore Anderson — La Opinión op-ed

La Opinión, December 4, 2012

Click here to read on their site.

Lenore Anderson, Directora de Californians for Safety and Justice

¿Cómo es la seguridad? ¿Qué condiciones deben existir para que nuestros vecindarios sean seguros, saludables y libres del crimen?

Las respuestas a estas preguntas son críticas para la mejoría de nuestras comunidades. Pero regularmente nuestro enfoque de la seguridad se centra sólo en el castigo después de los hechos - en lugar de detener el ciclo de la delincuencia o cambiar las condiciones que conducen a estos delitos.

Por esta razón, Californians for Safety and Justice, o Californianos para la Seguridad y la Justicia, una organización nueva, sin fines de lucro, ha pedido a los californianos de ámbitos de vida que comparta sus puntos de vista sobre la seguridad. Esto incluye a víctimas del crimen. Dicha organización se enfoca en la reducción del tiempo que los prisioneros pasan en la cárcel y de los residuos del sistema de justicia y el aumento de la seguridad pública. Hace unas semanas, realizamos la primera de una serie de reuniones en Los Ángeles para escuchar los testimonios de personas que han sido víctimas de crimen. Nos tocó el corazón escuchar sus historias y nos impactó su valentía de querer trabajar con nosotros en obtener políticas de justicia más inteligentes. Ellos desean sanar sus heridas, contar con comunidades saludables y con una rehabilitación efectiva para que los delincuentes no sigan reincidiendo. La comprensión de sus necesidades y las perspectivas son esenciales para ayudarlos a ponerse pie y para prevenir más delitos en el futuro.

Las víctimas del crimen tienen perspectivas únicas, debido a sus experiencias. Sin embargo, por lo regular están de acuerdo con otros californianos al decir que nuestro sistema penal no es efectivo. Dos de cada tres prisioneros regresan a la cárcel después de su liberación. Es claro que no se está haciendo lo suficiente para detener el ciclo de la delincuencia. Podemos hacerlo mejor - especialmente si consideramos el costo. Por ejemplo, los contribuyentes de California pagamos $47 mil por encarcelar una persona por un año. En el estado de California se envió a más personas a la cárcel (y con condenas más largas) debido a leyes nuevas en décadas recientes. Se gastaron $ 9.6 mil millones en las cárceles en el 2011, un aumento de 1,500 por ciento desde 1981.

Dichos gastos nos llevan a recortes anuales en la educación, servicios de salud, programas comunitarios y esfuerzos para prevenir delitos. No es extraño que los californianos piensen que se necesitan prioridades nuevas. Este año, realizamos estudios de opinión pública con latinos y otros californianos, para aprender lo que los votantes creen y lo que necesitan. Las respuestas son consistentes pero también en desacuerdo con muchas políticas de justicia penal. Por ejemplo, una encuesta de latinos que votaron en las elecciones de noviembre mostró que el 86 por ciento piensa que hay que dedicar más recursos a la prevención del crimen, más allá de centrarse en el encarcelamiento después de los hechos. Nueve de cada 10 personas creen que es importante dedicarle más recursos a los servicios de seguridad pública, salud mental y abuso de sustancias. Uno de cuatro prisioneros requiere atención de salud mental, de acuerdo al Council on Mentally Ill Offenders (Consejo de Delincuentes Enfermos Mental).

El 53 por ciento de los presos en California reportaron problemas de abuso o dependencia de drogas, según un estudio de la Corporación RAND, una institución sin fines de lucro que ayuda a mejorar la política y la toma de decisiones a través de la investigación y el análisis.

Estas opiniones son similares a la de otros californianos. Sin embargo la adopción de políticas inteligentes de justicia sigue tardando en llegar. Estamos luchando por cambiarlo.

Y no estamos solos. Nos sentimos alentados por los diversos californianos que se unen a la idea de lo que es la seguridad - y la manera de trabajar juntos para lograrla.

El deseo está ahí. Los californianos están dando sus opiniones. Ahora sólo necesitamos más líderes que nos escuchen.

SIGN

THE PLEDGE!

Help Californians win new safety priorities. We pledge to support smart justice strategies that increase safety and reduce costs. Join our efforts to save justice system money so we can invest in prevention, education and health. Click here to read more.